TITA DOCENTE DE ALMA

      Su nombre es Graciela Pérez o como prefieren que la llamen Tita Pérez, nació en Mendoza, Las Heras. Vive en la vecina localidad de Ezpeleta. Nos recibió en su casa, estaba sola, fue un viernes a las 3 de la tarde y entre risas y charlas nos contó su profesión como docente y directora y nos mostró fotos sobre su historia en la profesión.
Realizó sus primeros estudios en el colegio República del Uruguay de las Heras, Y el bachillerato superior en Fray Mamerto Esquiú. Se tituló en la Universidad Nacional de la Plata.
      Inició su trayectoria profesional en Buenos Aires. Por primera vez tomó contacto en Quilmes cuando la nombraron docente. Y en 1992 fue nombrada directora del colegio, manteniendo el cargo durante años. A parte de su labor como docente y directora, ha estado muy integrada a las ayudas escolares.
      Actualmente tiene 2 hijos, es viuda y modista de costura, todos los días corre sola su máquina de coser a pedal para colocarla debajo del ingreso de luz. Solo caminar por su casa con sus 70 años.

¿La conocen como “Graciela” o “Tita”?¿Le agrada que la sigan llamando así, aún habiendo dejado la docencia?

Para los niños es un apodo cariñoso, porque hubo un momento en el que los niños llamaban “maestro o maestra” y ni siquiera sabían el nombre. Para mí eso era una cosa muy impersonal, así que prefiero que se diga Mí nombre. Había que diferenciar, no que tuviesen un respeto rígido, sino que supieran dirigirse a los demás por su nombre.

¿Con qué sensación ha vivido como profesora? ¿Echa algo de menos?

No lo he echado mucho de menos, porque la enseñanza ha cambiado tanto… He buscado otro tipo de actividad como la costura en casa he cambiado el chip. Sí recuerdo por la mañana cuando me levantaba, que ya es la hora, que toca, el timbre… eso sí. Pero yo he
decidido que a partir de ese momento va a ser otro punto en mi vida y por eso no tengo esa añoranza.

¿Desde cuándo supo que quería ser maestra/docente?

Desde siempre me ha gustado la enseñanza. Y en principio mi objetivo era estudiar matemáticas, física, o química, que son las que me han gustado más, lo cual no quiere decir que las otras asignaturas no las impartiera de la misma forma.

¿Cómo se sintió en su primer día como maestra? ¿Nerviosa?

No fueron nervios, porque el plan que estuve incluía un año de prácticas. Sí dejó huella porque estábamos bajo la supervisión de otros profesores y algunas veces cubrimos alguna baja. Hice las prácticas en un colegio estatal, estuve dos semanas yo sola en una
clase de quinto año. Era joven, la enseñanza, también era de otra forma, la sociedad en general era completamente distinta, después me he encontrado en algunos momentos, cuando estuve en el colegio de Quilmes primaria n°22, dónde llegas, te encontrás una pizarra y una tiza, pero con las ganas de enseñar y la vocación de maestra, te basta.

¿Y en su último día?

Termine mis deberes, di mi última clase de quinto año. No escogí ninguna tutoría precisamente por eso, me dediqué a ser modista en mi casa.

¿Cómo fueron sus inicios?

En los tiempos de integridad estuve en tres colegios distintos hasta que encontré un colegio estatal como docente y después el cargo de directora. Estuve años conociendo a mis compañeros y formé parte del consejo escolar.

¿Cómo eran aquellos tiempos?¿Se vivía de la misma manera que en la actualidad?

Era distinto. La política se vivía bastante y entonces estaba soltera, tenía más tiempo y menos ataduras. En aquella época, estuve trabajando para mi familia.

¿Cómo vivió sus años de directora?

La dirección tiene sus problemas, sus pros y sus contras. Yo hice bastante, por qué cuando empecé como directora promoví que se incorporarán los niños de 6 años, empezó a haber dos clases por la tarde, y se puso transporte escolar para que los niños
pudieran llegar a sus casas. También problemas que surgen en el colegio y muchas horas que se le echan, lo que me apena, porque en aquélla época creo que mí hijo me necesitaba más atención de mí y tal vez no debería haberle dado tanto al colegio en deficiencia de mí hijo, que era muy pequeño. Tuve que enseñar a mí hijo mayor a calentar la comida porque yo podía llegar más tarde y cosas así.

¿En su vida laboral ha dado clases particulares en sus días libres? Coméntanos;¿ Qué recuerdos le traen estas situaciones?¿Fue difícil ejercer como maestra y madre a la vez?

Sí, incluía he tenido a nietos de antiguos alumnos míos. A mi hijo tal vez lo he machacado más, yo era su tutora y el papel de maestra podía más que el de madre. Incluso algunas veces le hacía rabiar cuando daba las notas, lo dejaba para el final y era el último
en enterarse de las notas. Tal vez he sido demasiado estricta con él en cuestión de docencia. No tanto con mí hija, de la que no fui tutora.

¿Qué siente cuando ve ya de adultos a los niños/as que fueron alumnos suyos?

Una alegría inmensa. Me llenan mucho de amor cuando los niños pequeños me decían que sus papás o sus mamás han estado conmigo, con la alegría que lo dicen, eso es seña de que ha habido algún recuerdo bueno que ha quedado en sus padres o en sus
abuelos.

¿En qué aspectos debería mejorar la educación en Quilmes?

El problema es que hoy la misma sociedad es una sociedad de consumo en la que antes de que pidan algo ya lo tienen en la mano. Eso es lo malo, no hay apenas esfuerzo, antes te esforzabas por querer saber o aprender, por recibir simplemente un beso de tus padres o una felicitación, pero ahora como se les da todo no les interesa absolutamente nada. Por otra parte, yo creo que en el colegio hay de todo lo que se pueda pedir: aulas, profesores suficientes, profesores de apoyo, actividades complementarias…

¿Cree que actualmente la figura del maestro o profesor está devaluada?

Sí, porque muchas veces hay padres, no todos, que creen más en lo que les dicen los hijos que en la realidad. Antes de creer al niño deberían hablar con el profesor.

Ha sido profesora de niños/as desde los 4 a los 14 años, ¿Con qué grupo de edad se sintió más cómoda?

Con todas, por qué dependiendo del grupo he actuado de una manera u otra.

¿Recuerda algún grupo especialmente o a algún alumno/a en particular?

Pues sí, fue el grupo que estuve desde los 4 años hasta los 14 años. En que no fui tutora. Eso me marca más porque es casi toda la vida. Incluso puedo decir la relación de alumnos de memoria… y no es solamente la lista de curso, extraño la conversación con
ellos, guarde todas las estampas de la primera excursión. vivió algunas anécdotas.

¿Podría contarnos alguna?

Recuerdo un año que con algunos de quinto todavía había clases por las tardes y nos pusimos a hacer unas tartas por la mañana para comerlas luego en la tarde. También tuve que dar clases de matemáticas embarazada, con la dificultad que estaba. Y llevar a mi
hijo a clase tras haber dado a luz.

¿Y algún momento difícil?

 No, tal vez el problema que surgió años atrás fue el incendio que hubo y que tuvimos que sacar a los alumnos y suerte que sacamos a todos. Tuvimos que trasladar a los alumnos al nuevo colegio, cuando los padres se alarmaron porque corrió el rumor de que
había problemas. Sin embargo, yo ya había movilizado todos los trámites, la delegación de educación envió a sus responsables de obras y se comprobó que no era tal el riesgo.

Aparte de su labor como docente ¿Siempre ha estado en Ezpeleta sin haber nacido aquí? ¿Qué es Ezpeleta para usted?

Aunque nací en Mendoza y viví en Las Heras bastante tiempo pero donde más tiempo he estado es en Ezpeleta. Mendoza claro que tiene su cosa especial, uno recuerda sus vivencias de pequeña, pero luego ya las vivencias de mayor las he tenido aquí.

Maestra, directora del colegio,¿Qué le falta por hacer en Ezpeleta?

Seguir viviendo aquí y compartiendo con todas mis vivencias y la vejez, que vivamos muchos años y que me sigan recordando como la maestra que fui.

Por último ¿Qué opinión le da al canal C5N como medio de comunicación?

Muy buena. Por qué es un medio independiente que dice las noticias, tanto les guste a unos como a otros no, pero siendo fieles a lo que se está contando. Es importante que alguien tenga el valor de decir “esto es lo que es”, y si lo tengo que decir lo digo, aunque no les parece bien.

Por mí parte sólo me queda agradecerle a Grace por su amabilidad y disponibilidad para realizar esta entrevista. Tita, una de las profesoras entrañables y más queridas de Quilmes, a la que recordarán como parte de su infancia  todos aquellos niños y niñas a la que tuvieron como maestra. ¡La Feliz jubilación que se merece!

 

Teresa Rodríguez, 5°A

Artículos Relacionados
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022

1 COMMENT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022