¿QUIÉNES CUIDAN A LOS QUE CUIDAN?

      Graciela Gauna enfermera del Hospital de Clínicas José de San Martín, por más de 15 años.  Hoy con 61 años de edad cumplidos, correntina, ama de casa, madre de 5 hijos, sostén de familia, divorciada hace tantos años como de enfermera, con una mirada cansada pero positiva, así enfrenta esta pandemia que ya la tocó de cerca, siendo infectada 2 veces con el covid 19. Trabajadora del turno noche, su lugar de empleo se ve frío. Ella lo afirmó al decir que no cuenta con calefacción y que el invierno se hace sentir .
       Con su uniforme celeste gastado, pensando ya en una jubilación, aunque lejana dice ella, se pregunta qué futuro le espera al personal de salud, en especial a enfermería. Hasta el día de hoy sigue luchando por un reconocimiento que no llega, con sueldos bajos.

      Un empleo en donde deja su vida, pero que a nadie parece importarle, ni a los que dirigen al país  y menos a la gente ,que quiere disfrutar la vida como si no existiera la pandemia. ¿Que les espera a los futuros enfermeros, incluida su hija? pensó en voz alta.  Tiene miedo igual que muchos otros colegas,  por eso se pregunta a diario ¿Quiénes cuidan a los que cuidan?

¿Pensó en vivir una situación como esta alguna vez?

“Jamás, he pasado crisis económicas, por culpa de los militares, políticos, pero en cuanto pandemia tan fuerte como esta, nunca pensé, pase el cólera, la gripe H1N1, hasta el SIDA en el año 1981, cuando inicio la llamaban la epidemia sexual” expresó Graciela. También recordó muy vagamente brote de varicela y sarampión, donde casi perdió la vida;  según le contó su mamá. “Esta pandemia paralizó al mundo, se llevó compañeros muy cercanos, y a otros nos dejó más viejitos todavía”, dijo.

¿Por qué decidió estudiar enfermería, si como dijo no es valorada, y no parece tener un buen futuro?

Siempre me gustó ayudar a la gente, a veces me involucro demasiado, mi psicóloga me decía no podés ser “La Graciela salvadora”. Primero pensé en estudiar asistente social, pero terminé estudiando enfermería. De grande terminé el secundario y ahí nomás,  hice la carrera con casi 37 años. Eso sí con muchísimo sacrificio. Trabaja limpiando casas para ayudar con los gastos de la casa, y a la noche estudiaba; muy a pesar de mi esposo, con el cual tuve que luchar con la violencia de género en mi hogar. De ahí mi esfuerzo por estudiar y darles a mis hijos un futuro mejor. Terminé la carrera e inmediatamente entré en el bendito Hospital de Clínicas al cual estoy muy agradecida, porque a pesar de ser grande me aceptaron. Y así dejé atrás una etapa, de dependencia, me divorcié y con unos añitos de ahorro, antes se podía, compre una casita, y todo gracias a esta profesión y a no darme por vencida. Si bien estudié para ayudar a los demás me terminó ayudando a mí.

 

¿Qué piensa de la juventud de hoy, que les diría?

Diría que está muy perdida, sin valores, sin orientación, sin respeto a los padres, nosotros antes teníamos un manual de estudio me acuerdo hasta del nombre manual Kapeluz  y le sacábamos el jugo lo leíamos estudiábamos, era tiempo de bibliotecas, de investigar. Pero ahora los jóvenes y niños tienen la tecnología a su alcance y no la aprovechan, no piensan, buscan en internet copian y pegan sin leer sin razonar. Lo digo con fundamento así están mis nietos por ejemplo. Es la era tecnológica pero no los hace más inteligentes, viven de jueguitos y redes sociales se les quemó el cerebro . No tiene la cultura del trabajo, como antes, yo soy la mayor de 5 hermanos, y todos trabajábamos desde muy chicos, nos sentíamos útiles. Ahora se llama explotación infantil, antes no era mal visto, los chicos ya trabajaban ayudando en el negocio familiar, verdulerías, mozos, niñeros en fin, pero hoy lamentablemente,  los padres terminan manteniendo hijos holgazanes. Así está el país por eso tanto piquete, tanto de no esforzarse por ni estudiar ni trabajar. Y no es excusa ser pobre, si uno quiere estudiar se puede. Ahora hasta en eso los gobiernos se involucran les pagan becas, no estudia el que no quiere ,cuanto hubiese agradecido eso yo en mis tiempos. Viven tan despreocupados, que parece que la pandemia no les afecta, así los veo en la placita en frente del hospital, siempre llena de jóvenes sin barbijos en patineta, a pero después el sistema de salud está saturado ¡Y cómo no!

¿Qué costumbres extrañas y que cosas le duelen recordar?

Cosas simples como por ejemplo los paseos en familia de los domingos, las juntas de fin de año, ahora se juntan, pero todo se ve tan comercial, tan frías cada uno con ese bendito celular. Los días patrios eran sagrados, extraño las banderas colgadas en cada casa, grandes y también los chicos con escarapelas. Los chicos sabían la historia de cada día patrio. Hoy no saben ni quién fue Sarmiento.
Me duele recordar mucho el tiempo de la dictadura, donde muchas personas que desparecieron, los militares, por ejemplo, si, protestabas o te querías hacer el líder ¡Chau te desaparecían! A parte en la pobreza que nos dejaron, tanto que en ese tiempo con mi familia a nos tuvimos que mudar al sur por trabajo, porque pasábamos hambre. Así terminamos viviendo en Comodoro Rivadavia muy cerca del mar . Se veía muchos soldados que custodiaban las costas. Era tiempo de la guerra de las Malvinas y eso me duele recordar, porque vi a tantos jovencitos casi niños embarcar para la guerra, tan flaquitos y débiles se los veía tanto que ni podían cargar las mochilas gigantes y pesadas que les entregaban. A parte una guerra perdida desde el vamos porque se enfrentaban con una potencia mejor equipada,  tanto económicamente y con soldados bien preparados. Eso no me puedo sacar de la cabeza las caritas de esos jovencitos.

¿Cómo era en los años 70 encontrar el primer empleo?

Bueno antes era más fácil, se empezaba joven muy joven a trabajar, y como dije no era mal visto. En mi caso desde que empecé a trabajar, siempre cambiaba de empleo cuando quería, si no me gustaba uno renunciaba y al otro día ya estaba trabajando en otro lado. Y eso que solo tenía la primaria y aun así estábamos bien preparados al menos así lo sentía yo. Cuando los maestros nos enseñaban era sagrado uno escuchaba con atención y se hacía lo que el maestro decía, como nos enseñaban  en casa. Ahora veo como están los chicos que hasta le pegan a sus profesores, es muy triste la educación de hoy día. Siento que hasta bajó el nivel de enseñanza o de exigencia en algunos lugares. Así está la educación y ni hablemos en este tiempo de pandemia que está matando la educación.
Los jóvenes no están bien preparados para el primer empleo o si lo están cada vez se les hace más difícil, la inserción laboral. Por ejemplo mi hijo es contador, un joven muy preparado, y aun así no encuentra un trabajo digno. Ha trabajado por menos plata que yo, y eso que él tiene estudios superiores. En fin es triste, pero los jóvenes que si saben de la palabra responsabilidad, les cuesta cada día más todo. Pero ahí veo a otros que por tomar colegios ahora son concejales o no sé qué son pero y consiguen un cargo en la política y con sueltos que ni en mis sueños, me imaginaría ganar. Triste realidad, pero así es Argentina la corrupción está en la cumbre.

¿Cuándo piensa que termina esta pandemia, cuál es el precio que tendremos que pagar los argentinos por ser como somos?

Mira esta pandemia la veo para largo, y más por ser como somos,  donde ni jóvenes ni adultos tienen empatía por el prójimo, la gente en el hospital siempre exige y exige, y nosotros hacemos lo que podemos. Como dije,  tenemos los mismos miedo que ellos. Tenemos hijos, madres, padres, que tratamos de cuidar. Pero siempre los dejamos en segundo lugar porque primero está el trabajo, y con esto que ni podemos tomar francos, ni hablemos de vacaciones el equipo de salud se está saturando. Antes nos aplaudían, nos llamaban superhéroes, y nada más lejos de la realidad solo necesitamos que se nos reconozca como profesionales de salud, bien remunerados, “tenemos el arte de cuidar, pero a nosotros quién nos cuida”.

 

Milena Fernández, 5°A

 

 

Artículos Relacionados
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022

1 COMMENT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022
noviembre 16, 2022